viernes, 9 de marzo de 2012

Definición y tipos de hormigón

¿Qué es el hormigón?
 El Hormigón es el producto resultante de la mezcla de un aglomerante; arena, grava o piedra Machacada (denominados áridos) y agua.
Antiguamente se empleó en Asia y en Egipto. En Grecia existieron acueductos y depósitos de agua hechos con este material, cuyos vestigios aún se conservan. Los romanos lo emplearon en sus grandes obras públicas, como el puerto de Nápoles, y lo extendieron por todo su imperio.
Antes del descubrimiento de los cementos se emplearon como aglomerantes la cal grasa, la cal hidráulica, y los Cementos Naturales. Desde mediados del S.XIX comenzó a utilizarse en obras marítimas, y a finales del mismo, asociado con el hierro en forma de hormigón armado, en puentes y depósitos, habiéndose extendido su empleo tanto en obras públicas como privadas.
Es un material de bajo precio respecto al acero, de resistencia similar o mayor a la del ladrillo, que brinda la posibilidad de construir elementos de casi cualquier forma.
También es buen aislante acústico y resistente al fuego.
La consistencia o fluidez del hormigón dependerá del contenido de agua de la mezcla.
La plasticidad dependerá del contenido de Áridos finos de diámetro.
Tipos de Hormigón.
Hormigón en Masa:
Es aquel que se vierte directamente en moldes previamente preparados y dan macizos sometidos a esfuerzos de compresión, inferior a 0,1 mm. Haciendo más fácil la colocación en obra.
Hormigón Ciclópeo:
Es un tipo de material de construcción usado en cimentaciones, en lechos marinos o de río.
Este es un sistema que ha quedado prácticamente en desuso; se usaba en construcciones con cargas poco importantes, exceptuando las construcciones auxiliares como vallas de cerramiento  en terrenos suficientemente resistentes.
El hormigón ciclópeo se realiza añadiendo piedras mas o menos grandes del lugar, a medida que se va hormigonando  para economizar material; se van llenando los intersticios entre las rocas hasta conseguir homogeneizar el conjunto.
Utilizando este sistema, se puede emplear piedra más pequeña que en los cimientos de mampostería hormigonada.
La técnica del hormigón ciclópeo consiste en lanzar las piedras desde el punto más alto de la zanja sobre el hormigón en masa, que se depositará en el cimiento.
Hormigón Ligero:
Hormigón de poca densidad, formado por áridos de pequeña densidad.
Es utilizado para la obtención de elementos que no precisen grandes resistencias, como tabiques, forjados  de pisos, fachadas de revestimiento, y, sobre todo, como aislante del calor y del sonido.
Por su pequeña densidad se pueden obtener piezas de grandes dimensiones y aligerar las estructuras. Secan rápidamente y permite ser clavados o aserrados.
Hormigón Estructural:
Hormigón armado con barras de acero.
Hormigón Armado:
Contiene en su interior una armadura metálica y trabaja también a la flexión.
Comenzó a utilizarse a finales del s. XIX y se desarrolló a principios del s. XX.
Las barras de acero se introducen en la pieza de hormigón, en el borde que resiste las tracciones, y debido a la adherencia entre ambos materiales, las primeras resisten las tracciones y el segundo las compresiones. Esta adherencia mejora significativamente colocando barras corrugadas (con resaltos transversales).
La dosificación clásica para el Hormigón Armado, teniendo en cuenta la composición granulométrica corriente de los Áridos redondeados de río, es la siguiente:
  • Grava: 800 a 900 litros
  • Arena: 400 a 500 litros
  • Cemento: 300 a 350 Kg.
  • Agua: 200 litros
Hormigón Pretensado:
Hormigón que contiene acero sometido a fuerte tracción previa y permanente.
La idea básica del pretensado es someter a compresión al hormigón antes de cargarlo, en todas aquellas áreas en que las cargas produzcan tracciones.
De esta manera, hasta que estas compresiones no son anuladas, no aparecen tracciones en el hormigón.
Otros tipos:
Hormigón Enlucido:
Fabricado "in situ " con hormigón y acabado con lechada de cemento portland solo o coloreado, enlucido con llana, manual o mecánicamente.

Hormigón Vibrado:
Es el que se coloca en obra con una consistencia tal del hormigón, que necesita el empleo de vibradores internos para su compactación y su extensión y acabado superficial con maquinaria específica.
Es un hormigón que posee la consistencia y el tamaño de áridos adecuados para rellenar perfectamente cámaras o huecos de la fábrica, que normalmente es de consistencia blanda (aconsejándose un asiento en el cono de Abrams comprendido entre 8 cm y 12 cm).
Hormigón de Alta Resistencia:
Además de una resistencia a la compresión elevada, característico de los hormigones, por su dosificación, puesta en obra y curado, brinda mejores prestaciones en lo referente a permeabilidad, resistencia a los sulfatos, a la reacción "árido-álcalis", resistencia a la abrasión, entre otros; lo cual les confiere una durabilidad mayor.
Se utiliza para reducción de sección en piezas altamente comprimidas (muros o soportes), para vigas pretensadas y solicitadas a flexión. Mejora notablemente la durabilidad y permite la concreción de ciertas estructuras con características singulares por esbeltez, por ejemplo:
Cumple buenas prestaciones en estructuras sometidas a diferentes embates atmosféricos, ataques mecánicos o químicos.
Puede combinarse con hormigón convencional o con estructuras mixtas. Sirve en la ejecución de vigas mixtas o de soportes, por ejemplo en perfilería de acero hormigonada, o para aquellos casos en cortos plazos de ejecución con reducciones en los tiempos de desencofrado.
Hormigón Prefabricado:
Se elabora en forma industrial, por moldeo de sus piezas, elementos de diferentes dimensiones y tipos, según su destino.
Este sistema industrializado de producción mejora las características físicas del material, entre ellas:
  • Resistencia mecánica.
  • Resistencia a la corrosión.
  • Superficie de acabado superior.
  • Adherencia.
Además mejora la planeidad de superficies y la precisión en su montaje; requiere de control de calidad certificado para poder ser comercializado.
Hormigón Prefabricado:
Optimizó las condiciones de producción haciendo posible acortar los plazos de ejecución, bajando costes y disminuyendo riesgos en el deterioro del material. Por otra parte resulta más ventajoso ya que al construirse las piezas en serie, por repetición masiva, facilita su armado y montaje.
En el mercado se ofrecen piezas de variadas formas y dimensiones, con las cuales se logran soluciones diversas, muchas de ellas, de valor arquitectónico destacable.
 Hormigón “in situ”:
Se basa en su continuidad, en percibir y comprender como un todo al edificio, en su capacidad portante y en la expresividad de su estructura monolítica y resistente.
Fases constructivas del hormigón in situ.
Las fases constructivas del hormigón in situ son:
  • Amasado
  • Vertido
  • Fraguado
  • Curado
La mezcla es una masa plástica húmeda que debe ser contenida en moldes (encofrado), que le darán la forma proyectada definitiva; éstos deben soportar el peso de todo ese volumen conteniendo una cantidad conveniente de agua que en el proceso de secado (durante el fraguado) va evaporándose.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada